La Habana, Cuba. – El matancero Jhoen Lefont rompió hoy su propio récord mundial Guinness de dominio del balón, en la prueba de mantenerlo en equilibrio sobre la cabeza durante 20 minutos y 2 segundos sin que cayese al agua de la piscina, en el complejo Baraguá, de La Habana.

La anterior marca del bien llamado Delfín del fútbol cubano, databa de septiembre de 2019, cuando en la alberca del capitalino Hotel Nacional mantuvo la esférica sobre su testa durante 19 minutos y 2 segundos.

Lefont explicó que estuvo concentrado y supo controlar bien la pelota, además de seguir el trabajo apoyado en el ritmo de la música, que rompe un poco lo aburrido que es estar trabajando solo en una piscina.

El ex polista yumurino espera que este récord mundial le sea homologado por los especialistas del libro Guinness, con lo cual llegaría a diez, algo insólito en estos trajines del dominio del balón.