La Federación Cubana de Béisbol y las Grandes Ligas de Béisbol, rubricaron un histórico Acuerdo que permitirá que los peloteros cubanos, que juegan en la Serie Nacional y en el resto del sistema de competencias de la pelota cubana, puedan ser contratados por cualquiera de los equipos de las Grandes Ligas de Béisbol de Estados Unidos.

El convenio, materializado después de 3 años de negociación, asegura una relación de colaboración, estable y no politizada, entre las Grandes Ligas y la Federación cubana.

En términos generales, sus cláusulas son similares a las establecidas con otras ligas foráneas, como la Liga Japonesa de Béisbol Profesional; la Liga de la Organización Coreana de Béisbol  y la Liga de Béisbol Profesional de Taipei de China.

Representa además un modo legítimo, para que los peloteros cubanos puedan jugar sin verse obligados a romper nexos con su país.