Tokio, Japón. – Cuando apenas restan cinco días para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la delegación cubana utiliza desde este lunes los gimnasios de la Villa Olímpica tokiota, cerrados antes como parte de las restricciones sanitarias vigentes.

Pero en todos estos días, nuestros deportistas, que llegaron el jueves a la capital japonesa, no estuvieron ociosos y buscaron fórmulas para mantenerse en forma a partir de alternativas de entrenamiento más simples para preservar el estado físico.

Los siete integrantes del llamado Buque insignia del deporte cubano, encabezados por el capitán del equipo, Julio Cesar la Cruz, desde temprano realizaron carreras e hicieron sombra, como se denomina a la sesión simulada de boxeo.

La inusual actividad de nuestros boxeadores concitó la atención de muchos de los atletas y entrenadores presentes en la Villa Olímpica.

Boxeadores listos

Todos están en magnifica forma deportiva y listos para competir, dijo el jefe del Colectivo Técnico, Rolando Acebal, en referencia a los siete boxeadores en los que se cifran algunas de las esperanzas cubanas de obtener medallas de oro.

Acebal se mostró confiado en cumplir con los pronósticos, tras explicar que el poco roce internacional se ha suplido con la aplicación de métodos de entrenamiento para mejorar la táctica competitiva de los pugilistas.

El experimentado entrenador vaticinó dos títulos, un pronóstico que puede parecer conservador, pero que está basado, dijo, en el hecho de que esta Olimpiada es muy compleja y con condiciones excepcionales que no dejan margen a la más mínima equivocación.

El equipo está concentrado para hacer lo mejor y cumplir con lo que requiere la delegación, subrayó Acebal, sabedor de la importancia del boxeo en los planes olímpicos de Cuba.