“El teatro consiste en epresentar figuraciones vivas de acontecimientos humanos ocurridos o inventados, con el fin de divertir.”                                                            Bertolt Brecht

agua_1A través de historias personales que se entrelazan, y entre textos teatrales y canciones, vuelve a la escena Teatro de La Luna con la obra “Qué tiras al agua o el retorno de las mujeres de la Luna”.

Bajo la dirección de Raúl Martín, la pieza, que puede inscribirse en la categoría de cabaret-teatro, cuenta con textos de Virgilio Piñera, Alberto Pedro y Abilio Estévez, mostrando las contradicciones de las mujeres que se despojan de sus conflictos con los hombres y con la soledad.

En la sala Tito Junco del Centro Cultural Bertolt Brecht, las actrices lograron que el  público se convirtiese en cómplice activo de sus fechorías, entregando un muestrario variado en el que estuvo presente el lirismo, la sensualidad, el drama, el choteo y la sátira.

Apropiándose de canciones de todos los tiempos, las actrices y los músicos exponen  miedos, conflictos y fracasos sociales, humanos y femeninos.

Qué tiras al agua o el retorno de las mujeres de la Luna

En la obra se percibe un divertimento armado de fragmentos de textos teatrales y de otras procedencias que alternan con trozos de canciones.

La pieza teatral muestra una trama creada con inteligencia, que estimula el talento de los artistas que deben cantar y bailar con desenvoltura y exigencia técnica.

Mujeres de la Luna conquistó a los espectadores y se desarrolló como un trabajo teatral que exhibe un rigor en la dramaturgia y la ejecución escénica de los creadores. Las actrices de la obra han reafirmado sus notables dotes histriónicas, al transitar por gradaciones dramáticas y humorísticas en una trama que bebe de la tradición e innova con ella.

La pieza también revela las extraordinarias capacidades musicales de las actrices. Olivia Santana revela una cuerda de fina sensualidad; Yaité Ruiz, un temperamento dramático que puede llegar a lo trágico con la imagen de “femme fatale”; y Yordanka Ariosa quien desarrolla potencialidades que abarcan todas las gamas de la escena, e introduce una perspectiva no exenta de ironía y denuncia.

Se recupera la tradición del cabaret, que se apoya fundamentalmente en la rica musicalidad del cubano, y que tiene a Tropicana como emblema y a la mulata como figura omnipresente.

Para el desenlace se reservan aún más sorpresas con otro brillante añadido, lo que da la idea de que la pieza está pensada como una estructura móvil que puede seguir creciendo con un rotundo mini recital con temas memorables de Juan Formell, a la que ningún cuerpo cubano puede resistirse.

Teatro de La Luna

La Compañía fue fundada en el año 1997 por Martín, director, actor, diseñador y coreógrafo, quien reunió a un grupo de actores con experiencias  en medios artísticos anteriores y convirtió rápidamente al grupo en aglutinador de un talento joven de innegable relevancia en el panorama del teatro contemporáneo cubano.

Explorando el camino de lo musical, lo coreográfico, el canto y la connotación psicológica de la indumentaria teatral a través del color y la factura, Teatro de La Luna hace hincapié en el trabajo actoral como centro de su discurso escénico.

Se ha presentado en escenarios y ciudades de Cuba, Chile, Argentina, Colombia, Venezuela, Brasil, Estados Unidos, Panamá, México, República Dominicana, Portugal y Turquía, participando en giras y festivales.