La Habana, Cuba. – Nadie puede dudar que la prima ballerina assolutta ha sido la más universal de las artistas cubanas, como se infiere del libro Alicia Alonso: Gloria y escuela. Apuntes biográficos, un acercamiento a la vida y obra de la fundadora del Ballet Nacional de Cuba.

Ese primer intento de biografía de la bailarina y coreógrafa, fallecida en octubre de 2019, es resultado del esfuerzo de su viudo Pedro Simón, quien es director del Museo Nacional de la Danza y de la revista Cuba en el Ballet.

Simón presentó el texto en la habanera sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, donde destacó la dificultad de abarcar cerca de 8 décadas de presentaciones en escenarios de todo el mundo.

El presidente honorario de la UNEAC, el escritor y etnólogo Miguel Barnet, por su parte, calificó a Alicia como la más universal representante de la cultura cubana.