La Habana, Cuba. – El microprocesador Itanium, también conocido por su nombre en código Merced, fue el primer microprocesador de la arquitectura Intel Itanium (antes llamada IA64, creada por Hewlett-Packard y desarrollada conjuntamente por HP e Intel) que Intel lanzó al mercado. Aunque su lanzamiento inicialmente se planeó para 1998, no se produjo hasta el 29 de mayo de 2001. Ese procesador se fabricaba utilizando un proceso de 180 nanómetros y disponía de 32 Kilobytes de memoria caché de primer nivel (16 para datos y 16 para instrucciones), 96 Kilobytes de caché de segundo nivel integrada en el núcleo y 2 o 4 Megabytes de caché de tercer nivel exterior al núcleo. Estaba disponible en versiones a 733 u 800 Megahertz.

La arquitectura del Itanium se diferencia drásticamente de las arquitecturas x86 y x86-64 usadas en otros procesadores de Intel. La arquitectura se basa en un explícito paralelismo a nivel de instrucción, con el compilador tomando decisiones sobre qué instrucciones deben ejecutarse en paralelo. Ese acercamiento permite que el procesador ejecute hasta seis instrucciones por ciclo de reloj. A diferencia de otras arquitecturas superescalares, Itanium no precisa de hardware elaborado para seguir la pista de las dependencias de las instrucciones durante la ejecución paralela. En el momento de su presentación, Itanium no era superior a los microprocesadores contemporáneos RISC y CISC. Compitió por el segmento bajo del mercado con los servidores basados en los procesadores x86, y en el segmento alto con las arquitecturas IBM POWER y Sun SPARC.

Intel reposicionó al Itanium para concentrarse en la gama alta y las computadoras HPC, intentando duplicar el acertado esquema de mercado horizontal de los x86 (una sola arquitectura, múltiples vendedores de sistemas). Su éxito se limita a reemplazar a los sistemas PA-RISC y Alpha de HP y a los MIPS en los HPC de Silicon Graphics. Con las economías de escala alimentadas por su enorme base instalada, x86 era la arquitectura horizontal preeminente en el mercado empresarial. Intel y HP reconocían que Itanium no era competitivo y lo reemplazaron por el Itanium 2 un año antes de lo planeado, en 2002. Solamente algunos miles de los Itanium se vendieron, debido a la disponibilidad limitada causada por baja producción, relativamente pobre rendimiento y alto coste. Sin embargo, esas máquinas eran útiles para desarrollar software para los Itanium 2. IBM creó una supercomputadora basado en este procesador.