La Habana, Cuba. – El naturalista, biólogo, geólogo, meteorólogo, geógrafo, botánico de origen ruso Karl Reinhold Ernst von Baer, nace en Piibe, Imperio ruso y actualmente perteneciente a Estonia el 17 de febrero de 1792. se le considera un fundador de la embriología. Educado en la escuela catedral de Reval (Tallin) y la Universidad de Dorpat (Tartu), continuó sus estudios universitarios en Berlín, Viena y Wurzburgo, donde Ignatius Döllinger le introdujo, junto a Pander y d’Alton, en el nuevo campo de la embriología. A partir de 1817 von Baer ejerce como profesor de zoología y anatomía en la Universidad de Königsberg. En 1834 se traslada a San Petersburgo, integrándose en la Academia de las Ciencias, primero en zoología (1834-1846) y más tarde en anatomía comparada y fisiología (1846-1862). Los últimos años de su vida (1867-1876) los pasó en Dorpat, donde se convirtió en uno de los principales críticos de la teoría de la evolución de Charles Darwin.

Ernst von Baer estuvo influido tanto por la Naturphilosophie como por Cuvier. Su visión de la forma orgánica privilegió las consideraciones funcionales, adaptando la perspectiva teleológica recomendada por Kant en su Crítica del Juicio. En “Ovi Mammalium et Hominis genesi” (1827) von Baer describió el desarrollo de los mamíferos a partir del óvulo. Se probaba, así, por vez primera, no sólo la existencia del óvulo, sino también los estadios de blástula y notocordio. Su obra más importante es “Sobre la historia del desarrollo de los animales”, publicada en 1828. Dividida en dos partes (una descriptiva y otra teórica agrupada en seis “scholia”) en ella desarrolla su teoría epigenetista del desarrollo y se opone a la teoría del paralelismo tal y como había sido enunciada en la llamada Ley de Meckel-Serres.

Karl Ernst von Baer se opuso radicalmente a la teoría del paralelismo formulada por Meckel y Serres, a la que enfrentó numerosos contraejemplos empíricos, resumiendo todas sus objeciones en cuatro grandes leyes:

  1. Los caracteres generales del grupo al que pertenece un embrión aparecen el desarrollo antes que los caracteres específicos.
  2. Las relaciones estructurales específicas se forman después de las genéricas.
  3. El embrión no pasa por estadios pertenecientes a otras formas específicas, sino que se separa de ellas.
  4. El embrión de una forma animal nunca se asemeja al adulto de otra forma animal sino a su embrión.

La concepción del desarrollo de von Baer (y con ella la de la sistemática) no es, por tanto, serial sino ramificada o arborescente. Los embriones divergen progresivamente a partir de estadios relativamente homogéneos que se van diferenciando en función de la clasificación taxonómica, desde los grandes grupos hasta la especie. Von Baer creyó, con Georges Cuvier, en la existencia de cuatro planes estructurales en el reino animal: el de los radiados, el de los moluscos, el de los articulados y el de los vertebrados. Los planes estructurales eran mutuamente independientes y las series de un mismo plan no implicaban una sucesión por transmutación en el tiempo. De hecho, von Baer se enfrentó a la teoría de la evolución de Darwin, aunque no llegó a rechazar el transformismo.

Karl Reinhold Ernst von Baer, muere el 26 de noviembre de 1876.