La Habana, Cuba. – Aún con el dolor en el pecho y la tristeza en cada hombre y mujer por las víctimas del bombardeo a distintos aeropuertos de la Isla, el pueblo, reunido en una concentración solemne, escuchaba a su máximo líder, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la esquina habanera de 12 y 23, en El Vedado, frente al cementerio de Colón.

Ese acto criminal organizado y ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos sería el preludio de la invasión por Playa Girón.

Tras explicar detalladamente todo lo relacionado con ese bombardeo a los aeropuertos cubanos, Fidel, en un binomio con su pueblo, exclamaría el carácter socialista de nuestra Revolución.

Y así lo confirmaba: Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos.