Por: Alina Perera / Yaima Puig

NUEVA YORK. – Después del coronavirus ya nada será igual: el mundo cambió para siempre. Por eso este miércoles en la mañana, en la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Prevención, preparación y respuesta frente a pandemias, el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, afirmó que “la pandemia de la Covid-19 nos impuso una triste y amarga lección de la que estamos obligados a aprender”.

Ese flagelo, dijo el Jefe de Estado, “develó la fragilidad de los sistemas de salud y puso al desnudo la crueldad de las inequidades que caracterizan al mundo. Millones de vidas se perdieron; la mayor parte, entre los más pobres y vulnerables”.

Las pandemias no distinguen fronteras, ideologías o niveles de desarrollo -reflexionó el mandatario-, por lo que el enfrentamiento a las mismas también debe ser global, superando las diferencias políticas.

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba recordó que “durante la pandemia de la COVID-19, el gobierno de Estados Unidos aplicó exenciones humanitarias temporales a países víctimas de sus medidas coercitivas unilaterales. Sin embargo, excluyó a los cubanos de ese alivio humanitario temporal”.

“Aún peor, mientras la pandemia cobraba millones de vidas en el planeta, el criminal bloqueo contra Cuba se intensificó a niveles sin precedentes y generó dificultades y demoras para el arribo de insumos y equipamientos médicos imprescindibles para enfrentarla, en particular, para la industrialización de las vacunas cubanas. Se obstaculizó, incluso, la adquisición de oxígeno medicinal en terceros países y el suministro de ventiladores pulmonares”.

Díaz-Canel enunció que “a pesar de las adversidades, nuestra industria biofarmacéutica y el potencial de los científicos cubanos nos permitieron crear, en tiempo récord, tres vacunas y dos candidatos vacunales contra la COVID-19”.

“Mientras en el peor momento de la pandemia las corporaciones transnacionales y los Estados más ricos de occidente acaparaban los medios necesarios para combatir la enfermedad, Cuba colaboró con el envío de 58 brigadas médicas a 42 países y territorios, que se sumaron a los más de 28 mil de nuestros profesionales de la salud que en ese momento prestaban servicios en 59 naciones”.

La COVID-19 evidenció, dijo el dignatario, que la cooperación global es una necesidad, no una elección. E hizo énfasis: “Cuba aboga por la adopción de un instrumento internacional robusto para la prevención, respuesta y recuperación ante pandemias, bajo la conducción de la Organización Mundial de la Salud”.

“Hacemos un llamado a la adopción de políticas universales, redistributivas y solidarias, con el compromiso de no dejar a nadie detrás”.

“Nuestro país pone a disposición de todos los pueblos, sus capacidades tecnológicas y científicas, y sus recursos humanos, para ayudar en la prevención, preparación y respuesta frente a pandemias presentes y futuras”.

El Presidente de la Mayor de las Antillas enunció en esta, su segunda intervención este miércoles en Naciones Unidas: “Estamos listos para desarrollar intercambios científicos y en salud con los países interesados, y brindar asesoramiento para promover la colaboración internacional”.

“También ponemos a disposición de todos, nuestros protocolos epidemiológicos, clínicos y de laboratorio, los resultados de nuestras investigaciones en el desarrollo de medicamentos innovadores de próxima generación, y los resultados de la investigación científica”.

“Cada país puede y debe contribuir en lo que está a su alcance. Los beneficios deben ser universalmente accesibles para todos. Para avanzar por ese camino, cuenten siempre con Cuba”.

Tomado del Sitio de la Presidencia de Cuba

Etiquetas: - - -