Compartir

La Habana, Cuba. – Con un llamado a construir consensos regionales para la calidad educativa en el contexto pospandemia de la Covid-19, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, instaló hoy un foro de ministros del sector del Grupo 77 más China.

La cita se desarrolla de manera híbrida durante las sesiones del Congreso Internacional Pedagogía 2023 y tiene como eje central del diálogo los desafíos de las naciones para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en materia educativa.

Velázquez señaló que en Cuba la Constitución señala que la educación debe ser gratuita, universal, de calidad y asequible, lo que se respalda además con la asignación del 25 por ciento del presupuesto a este sector.

Los asistentes al encuentro reflexionan además sobre experiencias del aprendizaje en la transformación digital, escuelas inclusivas, equitativas, seguras y saludables.

Acuerda G77 más China incrementar cooperación educativa

Los ministros de Educación del grupo de los 77 más China acordaron hoy en La Habana reforzar la cooperación para acelerar la transformación educativa de sus países.

La declaración final de la reunión aprobada por los participantes respaldó la construcción de consensos en el Grupo, la solidaridad internacional y los mecanismos de colaboración para reducir las brechas exacerbadas por la crisis por la pandemia.

El texto abogó por la movilización de proyectos, intercambio de buenas prácticas y conocimiento, y el fomento de alianzas estratégicas para hacer frente a futuras situaciones de crisis.

La declaración mostró consenso por promover el uso de la ciencia y la innovación en función de la educación, la transformación digital, la resiliencia y la concertación política para posicionar las prioridades en materia educativa de los países del Sur en espacios multilaterales.

Fotos: @cubag77



Declaración de la 
Reunión de Ministras y Ministros de Educación del Grupo de los 77+China

Preámbulo:

Nosotros, los Ministros, Ministras de Educación y jefes de delegaciones del G77+China, reunidos en La Habana, Cuba, el 2 de febrero de 2023, con el propósito de reflexionar sobre los desafíos de nuestras naciones en materia educativa en el contexto de recuperación tras la COVID19 y, al mismo tiempo, impulsar estrategias comunes para acelerar el compromiso y la acción para avanzar hacia el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible No. 4, de conformidad con las leyes, reglamentos, valores y prioridades nacionales, potenciar la cooperación entre las naciones del Sur para su implementación, promover una verdadera transformación de la educación para hacer frente a los desafíos de los países en desarrollo y mejorar nuestra capacidad de actuar juntos por un futuro más sostenible y justo.

Resaltamos la importancia de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos.

Consideramos la educación como un derecho humano fundamental, y la base para consolidar la paz, el desarrollo sostenible y la justicia social.

Reconocemos la educación como bien público, mundial y común y un instrumento indispensable para dar forma al futuro compartido de la humanidad.

Reconocemos el impacto que ha tenido la pandemia de la COVID-19 en los sistemas educativos que provocó la desaceleración de los avances en torno al ODS 4, afectó a 1 500 millones de estudiantes y exacerbó las brechas y desigualdades en la educación.

Destacamos los esfuerzos y el compromiso con que los Gobiernos, los ministerios de educación y las comunidades educativas de los países del Sur han puesto en marcha acciones colaborativas, nacionales y regionales, para mitigar el impacto de la pandemia de la COVID-19 y asegurar la continuidad del aprendizaje y el acceso a la educación como un derecho humano esencial.

Subrayamos la urgencia de avanzar hacia una verdadera transformación de la educación que permita dar cumplimiento al compromiso internacionalmente adoptado por los países en torno al ODS4, impulsar la recuperación educativa tras la pandemia de la COVID-19 y la resiliencia de los sistemas educativos.

Reafirmamos la importancia de garantizar el financiamiento educativo y protegerlo de decisiones políticas, económicas y de relaciones del orden mundial que condicionan a los Estados a invertir lo necesario para alcanzar una educación inclusiva, equitativa y de calidad a lo largo de toda la vida bajo los principios de la cooperación y la solidaridad internacionales.

Respaldamos:

  1. Fomentar la construcción de consensos en el Grupo mediante la reflexión y la acción para hacer frente a los retos en el ámbito educativo de los países en desarrollo en el contexto de la recuperación tras la pandemia de la COVID-19 y la aceleración hacia el cumplimiento del ODS 4.
  2. Impulsar la unidad, la solidaridad y la cooperación internacionales en materia de educación para promover la transformación de la educación, atendiendo a las necesidades y particularidades de los países del Sur.
  3. Promover la cooperación Sur-Sur y la cooperación triangular Sur-Norte-Sur para reducir las brechas educativas exacerbadas por la crisis multidimensional causada por la COVID-19.
  4. Fortalecer los mecanismos de cooperación Sur-Sur y de cooperación triangular con la participación de las agencias y organismos del sistema de Naciones Unidas con competencia en educación, para la movilización de proyectos, intercambio de buenas prácticas y conocimiento y el fomento de alianzas estratégicas para hacer frente a futuras situaciones de crisis.
  5. Reactivar el Fondo de Cooperación Sur-Sur en Educación como plataforma para impulsar proyectos de desarrollo que potencien las inversiones en la educación pública y las reformas estructurales en los sistemas educativos a corto plazo.
  6. Promover el uso e investigación de la ciencia, la tecnología y la innovación en función de una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.
  7. Impulsar políticas públicas enfocadas en el aprendizaje y la transformación digital de los sistemas educativos para hacer frente a los desafíos actuales y promover la creación y el uso de los recursos educativos abiertos y las herramientas digitales de acceso abierto para los docentes y estudiantes de los países del Sur.
  8. Fomentar sistemas educativos resilientes que doten a estudiantes y docentes con las competencias para la vida, el trabajo y el desarrollo sostenible y permitan hacer frente a las tendencias de negación del conocimiento científico y a la desinformación.
  9. Posicionar las prioridades en materia educativa de los países del Sur en los espacios multilaterales donde se desarrollen las negociaciones de la agenda post 2030 en el ámbito de la educación.

Expresamos nuestra disposición a reforzar la cooperación en el ámbito de la educación como un derecho humano fundamental, para acelerar el progreso hacia el ODS 4 y la transformación de la educación para avanzar juntos hacia un futuro pacífico, inclusivo y sostenible de la humanidad y del planeta.

Manifestamos nuestro agradecimiento al gobierno de la República de Cuba, como Presidente del Grupo77+China, por la organización y desarrollo de la reunión. Confiamos en que este encuentro siente pauta para nuestro accionar en estos tiempos de enormes desafíos y nos permita avanzar hacia la realización de nuestras legítimas aspiraciones de desarrollo.

(Cubaminrex)