La Habana, Cuba. – Le corresponde al Partido Comunista de Cuba liderar los procesos, estimular la participación popular y motivar a las personas; de esa manera estaremos alimentando los acuerdos del Octavo Congreso, expresó este viernes el Primer Secretario de esa organización política y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel.

Acompañado por los miembros del Secretariado del Comité Central, Díaz Canel intercambió en la Escuela Provincial del Partido Capitán Orlando Pantoja con las principales autoridades políticas y administrativas de La Habana y sus municipios.

En el encuentro insistió en que el Congreso aportó directrices, ideas y conceptos fundamentales y ahora corresponde concretarlas desde el quehacer en la base.

Resaltó la autoridad moral que caracteriza al Partido como legado de la generación histórica, lo cual debe consolidarse en un trabajo encaminado a resolver problemas del país.

Resistir y avanzar

En el encuentro con las autoridades políticas y administrativas de La Habana, el Primer Secretario del Comité Central del Partido, Miguel Díaz-Canel, enfatizó en cuestiones como la producción de alimentos, el enfrentamiento al delito y la corrupción, y a la subversión político ideológica.

Resaltó la necesidad de revitalizar la ejemplaridad en la militancia, donde adquiera mayor impacto el proceso de crecimiento hacia sus filas como acto de reconocimiento a los revolucionarios con méritos superiores.

Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana, presentó la organización del sistema de trabajo en la capital para dar continuidad a los acuerdos del Octavo Congreso.

En tanto, los miembros del Secretariado recomendaron, entre otras cuestiones, incentivar la agricultura urbana y suburbana, la política de comercialización de productos agropecuarios y robustecer la empresa estatal socialista.

Aguzar oídos y acciones

Un debate similiar protagonizó previamente en Matanzas el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz Canel, quien insistió en llevar el Octavo Congreso a la base, de forma atractiva y con mayor impacto social.

La mejor manera de defender la unidad y la continuidad es con la ejemplaridad de la militancia, destacó al intercambiar con miembros del Secretariado, dirigentes y funcionarios matanceros, y en ese sentido, llamó a fortalecer el trabajo con los cuadros en la vida interna del Partido.

Luego de escuchar las estrategias de trabajo diseñadas en Matanzas, en consonancia con la directrices del Octavo Congreso, Díaz-Canel enfatizó en resolver los problemas de abastecimiento, enfrentar con coherencia las campañas subversivas contra la Revolución y mantener las conquistas sociales.

Llamó a que cada cual cumpla su papel porque de ese modo se estará pensando por Cuba.