La Habana, Cuba. – Este domingo se someterá a referendo popular en el país el nuevo Código de las Familias por lo cual asistiremos a la votación con todo derecho pero también con el sentido del deber y de la responsabilidad ciudadana y social que nos compete.

El texto que tiene su basamento en la vida real, nos ha enseñado sobre todo a ser menos egoístas y a pensar más como sociedad. Incluso lo han nombrado como un Código de oportunidades, que nos unirá más al alzar con fuerza la bandera del respeto por el otro y apostar al ser humano del futuro.

En defensa de ese pensamiento Jorge González, presidente del Movimiento estudiantil cristiano de Cuba, afirmó que el Código contribuye con todos desde su fe y espiritualidad y recordó la máxima cristiana de que el amor echa afuera todo el temor.

Alabó que la nueva normativa defienda la justicia y la dignidad humanas, y permita convertir el amor y el afecto, en ley.