Director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío

Cuba denunció el oportunismo político de Estados Unidos al calificar de ataques los problemas de salud reportados por funcionarios norteamericanos en La Habana, cuando el Departamento de Estado difundió que otro diplomático padece síntomas médicos.

Este jueves, el director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, reiteró que el Departamento de Estado confirma sus motivaciones políticas mal concebidas, cuando usa el término ataque, cuando no tiene ninguna prueba o hipótesis creíbles.

Cuba, país persistentemente agredido por Estados Unidos, tiene toda la razón para rechazar imputaciones falsas y acusaciones difamatorias, agregó en su cuenta de la red social Twitter.

De acuerdo con el funcionario, la agencia federal norteamericana no puede ocultar la manipulación política de dolencias reportadas por sus empleados.