La Habana, Cuba. – Entre las muchas opciones recreativas preferidas por los cubanos, sin dudas la playa ocupa un sitio primordial.

Rodeados de mar y castigados casi todo el año por el calor, los residentes en esta Isla añoramos el chapuzón, opción ahora abierta en algunas provincias con baja incidencia de la COVID-19, pero eso no significa olvidar la enfermedad.

En las playas el uso del nasobuco cuando se está fuera del mar es obligatorio, mientras mantener la distancia de al menos metro y medio entre las personas es esencial para evitar contagios.

Si se comparte un trago de ron, debe hacerse en vasos individuales y nunca a pico de botella, así como evitar aglomeraciones en cafeterías, puntos de ventas y paradas de ómnibus, única manera que un día de placer no se transforme en amarga pesadilla sanitaria para algunos con un comportamiento irresponsable ante la COVID-19.

Etiquetas: - - -