Considerado como ejemplo de solidaridad y altruismo, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz es paradigma para todas las generaciones.

Son muchas las anécdotas de nuestro eterno líder mostrando su ayuda a los países más necesitados, práctica revolucionaria fundamental de nuestro país.

El apoyo a muchos movimientos independentistas en América Latina, África y Asia, la lucha contra el apartheid, el enví­o y formación de médicos a diversos países de todo el mundo, así como la Operación Milagro y el programa de alfabetización Yo, sí puedo, son algunos de los ejemplos de la política solidaria que ha llevado a cabo Cuba, gracias a las ideas e iniciativas de nuestro líder histórico.

Demostrando que es posible contribuir a mejorar la suerte de los más desfavorecidos, Fidel Castro Ruz es símbolo del internacionalismo desinteresado.

Auténtica solidaridad

La vocación internacionalista de la Revolución cubana, impulsada por Fidel, se materializó en el apoyo a las luchas de liberación nacional en África, particularmente las de Angola, Namibia, Zaire, Guinea, Cabo Verde y el Congo, a través de la presencia de combatientes y civiles entre 1960-1990.

Actualmente doctores, alfabetizadores, trabajadores sociales y técnicos deportistas cubanos se encuentran en misiones sociales por países latinoamericanos, caribeños y africanos.

La acción internacionalista de nuestro eterno líder resulta un ejemplo contundente de la vocación humanista inspirada por él. Creador de ideas de cambio y revolución, Fidel ocupa un lugar único en la historia de América Latina y el Caribe.

Fue un constructor al servicio de los pueblos, un referente de la auténtica solidaridad y del internacionalismo.