Por: Gladys Ramos Leal

Actualmente tiene 75 años de edad. En su juventud este actor y realizador argentino fue cotizado modelo y obrero metalúrgico, antes de comenzar a estudiar arte dramático.

En 1963 comienza su carrera en teatros de Buenos Aires. Víctor Laplace es hoy uno de los más importantes intérpretes de nuestra área.

Con una amplia participación en televisión y cine, ha incursionado igualmente con éxito en la dirección. Los que tienen buena memoria recordarán su magnífico protagónico en la serie argentina “Éramos tan jóvenes”, cuyo título ha derivado en repetida frase popular.

Durante el XX Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, Laplace alcanzó el premio Coral de actuación con el policiaco “Secretos compartidos”.

Su labor como guionista fue recompensada con el premio India Catalina por “Mar de Lucas”, que se otorga en Colombia.

Laureado actor argentino

La carrera cinematográfica de Víctor Laplace dio inicio en 1971 con el filme “Argentino hasta la muerte”. Además de la mencionada cinta “Mar de Lucas”, este gran cineasta argentino dirigió los títulos “La mina”, “La otra Argentina” y “Angelelli, la palabra viva”.

Él ha visitado Cuba en varias ocasiones, una de ellas como jurado de nuestro Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, en 1999.

Dentro de su amplia filmografía, que abarca unas 76 películas, aparecen también los largometrajes “Doña Bárbara”, “Eva Perón”, “Historias de amor, locura y muerte” y “La amiga”, entre otras.

La comedia no le ha sido ajena. Con la cinta “Chechechela, una chica de barrio”, rodada en 1983, nos hizo reír interpretando nada menos que cuatro personajes diferentes, todos enamorados de la misma mujer.

Entre personas y personajes

En 1990, Víctor Laplace interpretó a un reconocido artista de vodevil. Hablamos del laureado largometraje “Flop”, que bajo la dirección del respetado Eduardo Mignona lo hizo codearse con colegas de la talla de Federico Luppi, Enrique Pinti y Leonor Manso.

Esta película fue exhibida con notable éxito, durante el Duodécimo Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. La cinta revela lo que ocurre entre bambalinas, antes de que se alce el telón, a través de las visiones y recuerdos de un viejo y aburrido actor.

El más que loable trabajo de Laplace en el filme para la televisión titulado “Horacio Quiroga, entre personas y personajes” ha sido admirado donde quiera que se ha presentado.

Para encarnar al insigne escritor uruguayo, él debió bajar de peso con una estricta dieta, que lo obligaba a alimentarse únicamente con jugo de naranjas.