La Habana, Cuba. Mayo, el mes de las flores, vio nacer una niña que, conocida más adelante como Gina Cabrera, con el tiempo devendría una gran dama de la actuación. Como Luisa Georgina Cabrera Parada fue inscrita la pequeña, que abrió sus ojos al mundo el 28 de mayo de 1928, en La Habana.

La excelsa artista, que aunó talento, modestia y belleza, asumió como nadie papeles protagónicos en novelas, seriales, aventuras, teatros y cuentos.

De la talentosa y paradigmática joven, quien comenzó en la radio a finales de la década de los años cuarenta del pasado siglo, dijo Antonio Vázquez Gallo, destacado director de Radio, Televisión y Teatro: “En Unión Radio conocí a una joven que me deslumbró por su talento nada común.

Gina Cabrera añadía a su belleza una memoria fotográfica, gran disciplina, modestia y perseverancia, que la hizo triunfar rápidamente”.

Paradigma de actriz sencilla

Gina Cabrera, quien el jueves último arribó a sus 92 años de vida, es evocada por aquellos que tuvieron el privilegio de verla asumir majestuosamente papeles en los que solía recorrer todos los caracteres y matices acordes con su excepcional profesionalidad.

Con su presencia, Gina Cabrera llenaba toda la pantalla. De ella escribió el periodista Leonardo Depestre Catony con motivo del aniversario noventa de la artista: “De voz suave, bien modulada pero firme, podía asumir cualquier desempeño, desde la inocencia de una damita hasta la maldad de una víbora, recorriendo todos los caracteres y matices que la profesionalidad de la actriz era capaz de representar en sus actuaciones”.

Por su parte Fela Jar, al destacar los méritos de la artista, afirmó: “Gina se dedicó en cuerpo y alma a su profesión y logró ser lo que es: un paradigma de sencillez y de actriz total”.

Artista de pueblo

Con sus excepcionales dotes artísticas y refinada y discreta elegancia, Gina Cabrera dejó una impronta muy difícil de igualar y que la hizo merecedora del cariño y admiración popular.

No obstante el tiempo transcurrido desde que con su presencia deslumbró en el teatro, la radio, la televisión y el cine, Gina Cabrera es recordada por sus compañeros de trabajo y el público.

Un hecho reiterado es que la célebre actriz sea siempre recurrente cuando alguien, en cualquier lugar, elogia las facultades actorales de otra persona. “Estás actuando como Gina Cabrera”, suele decirse en el lenguaje coloquial cubano, lo que reitera la admiración popular hacia la primera actriz.

“Es el caso de mayor dedicación a su profesión que recuerdo”, opinó la actriz Fela Jar sobre Gina, acreedora del cariño, la admiración y el reconocimiento de los cubanos, a quienes dedicó su arte con modestia y sencillez.