La Habana, Cuba. Bajo el principio del reordenamiento de la red de comercio minorista, y por primera vez en el país, 300 establecimientos gastronómicos comenzarán, en una primera etapa, un proceso de licitación para su arrendamiento.

Este proceso novedoso, donde pueden participar trabajadores de la entidad a licitar, actores por cuenta propia, cooperativas no agropecuarias, así como micro, pequeñas y medianas empresas, prevé reanimar la gastronomía y los servicios con el concurso de todos, señaló Yosvani Pupi, viceministro de Comercio Interior.

Detalló que el proceso de negociación de los contratos de arrendamiento  de unidades gastronómicas cuenta entre sus directivas con mantener o recuperar en las unidades emblemáticas las ofertas que las distinguen.

Además, ello debe estimular a elevar la calidad de los servicios con precios más favorables.