La Habana, Cuba. – El chofer Augusto Díaz Repilado, de La Habana y con quince años de ejercicio frente al timón sin accidentes, expresa que todo usuario de la vía debe mantener disciplina y ser precavido.

Aclara que la precaución es estar atento a cualquier fenómeno inusual que se presente en la calle, como por ejemplo un peatón que se encime al vehículo, que cruce entre carros o camine por la vía, en vez de hacerlo por la acera.

El conductor Augusto Díaz afirma que la negligencia del hombre es la causa esencial de los accidentes de tránsito, y argumenta que violar los límites de velocidad, manejar distraído, ingerir bebidas alcohólicas mientras se conduce y llevar audífonos, son irresponsabilidades del chofer.

Es muy triste, asevera nuestro entrevistado, que los jóvenes que se inician como conductores no tengan percepción de riesgo y pongan en peligro su vida y la de cualquier familia.