A unos 100 metros se extiende el nuevo puente sobre el río Toa, erigido por la brigada venezolana de ayuda humanitaria que llegó a Baracoa para reparar el mayor de los daños provocados por el huracán Matthew en los viales del territorio.

Atrás quedó una historia de trabajo arduo desde abril del pasado año hasta hace unos días, cuando la pavimentación de la vía, la pintura de las defensas y la colocación de barandas en los extremos de los estribos de la obra simbolizan la superación de un gran desafío.

Ahora prima una calma muy distinta a la de cuando en la madrugada del 5 de octubre de 2016 las rachas de viento dejaron de alimentar al evento meteorológico que parecía querer tragarse a Baracoa.

El puente sobre el río Toa se disfruta a la vista y ya ofrece provecho, al permitirse recientemente el paso por el mismo.