Miguel Barnet rindió cuentas de la gestión de la UNEAC

La Habana, Cuba. Con la certeza de su responsabilidad social en tiempos tan complejos como éstos para defender la cultura nacional, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba realiza este fin de semana las jornadas finales de su IX Congreso, dedicadas a la memoria de Fidel.

A la sesión inaugural en el Palacio de las Convenciones asistieron Esteban Lazo, miembro del Burò Político del Partido y presidente del Parlamento; Víctor Gaute, del Secretariado del Comité Central y jefe del Departamento Ideológico y el ministro de Cultura, Alpidio Alonso.

Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, destacó que las asambleas en secciones, filiales y comités municipales permitieron revisar a fondo el funcionamiento de las estructuras y propiciar un diálogo más fecundo con las instituciones.

Subrayó que el ciclo completado con asambleas en los comités provinciales hizo que por primera vez estén representados todos los territorios.

Cultura viva de la Revolución

Cincuenta y ocho años se cumplen de la trascendental intervención del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, a modo de resumen de una serie de reuniones con escritores y artistas, realizadas los días 16, 23 y 30 de junio de 1961 en la Biblioteca Nacional “José Martí”. Las que han pasado a la historia como “Palabras de Fidel a los intelectuales” sirvieron de lúcida definición de la política cultural de la Revolución.

Ya entonces, en medio de un proceso profundamente transformador recién iniciado en la sociedad cubana, quedaban bien precisas sus prioridades.

La cultura entre estas. En aquel discurso, Fidel argumentó cómo carecían de sustento ciertas inquietudes sobre las presuntas intenciones de limitar la libertad para la creación artística. “La Revolución -enfatizó- significa precisamente más cultura y más arte”.

Reverencia a referentes de la Cultura Cubana

Con una gala anoche en el Teatro Martí se puso en marcha la fase final del IX Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que este fin de semana tendrá sus sesiones en el Palacio de las Convenciones.

El espectáculo, con dirección del teatrista Raúl Martín, rindió homenaje a  dos figuras fulgurantes de la cultura cubana: Alicia Alonso, mito del ballet mundial, y el poeta Nicolás Guillén, presidente-fundador de la UNEAC.

El elenco lo formaron Sadaise Arencibia, primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba; Frank Fernández; Beatriz Márquez; Alejandro Falcón; el Ballet Español de Cuba y el Septeto Habanero con el Tío Molina y dos parejas de baile: Silvina Fabars y Obdebí García, y Ulises Mora e Irma Castillo.

También se exhibió el sugerente video-arte ParAlicia, e imágenes de obras de artistas de la plástica y de referentes de la cultura cubana apoyaron la puesta en escena.