Imagen de La Ciudad Invicta

¿Cómo narrar la historia de tu país de una forma diferente e instructiva? Esta es la premisa de la que partieron un grupo de realizadores holguineros para crear La Ciudad Invicta, una serie de 12 capítulos que narra los inicios del proceso revolucionario en Cuba, específicamente en Bayamo.

El primer capítulo titulado “Campanadas de fuego”, relata el incendio de la ciudad, después vendrá Liberación, que se estrena este 20 de octubre, y uno sobre el himno Francisco Vicente Aguilera, hasta llegar a los 12 episodios y hacer una compilación que se entregará al Ministerio de Educación para su proyección en todas las escuelas del país, explicó a Radio Reloj Adrián López Morín, director del proyecto.

Reloj Adrián López Morín, director del proyecto. Desarrollado en los Estudios ANIMA Holguín, esta colaboración entre la Oficina del Historiador de la Ciudad y el Instituto Cubano de Artes e Industria Cinematográfica, ICAIC, está basada en el libro Bayamo de José Maceo Verdecia, primer historiador de la capital de la provincia de Granma.

López Morín agregó que el proyecto, presentado en la urbe, fue muy bien acogido no solo por los niños bayameses sino también por las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia y eso permitió darle continuidad a la serie para contar la historia de por qué es Bayamo básicamente el lugar donde surge la nacionalidad cubana.

El director de este proyecto resaltó la importancia de ubicar a los héroes cubanos en el lugar de la historia que les corresponde y verlos no solo como figuras perfectas e inalcanzables, objetos de culto desde las páginas que relatan sus hazañas o en los monolitos que nos los devuelven como estatuas, sino también como personas. “Los jóvenes de hoy necesitan recibir la historia en el código que ellos consumen y ese es esencialmente audiovisual”, destacó.

Contar la historia de Cuba de una manera diferente y enseñar a toda la familia cómo fueron los sucesos que dieron paso al inicio de nuestras gestas independentistas son solo algunos de los logros de este proyecto. El uso de dibujos animados para contar sucesos tan importantes, lejos de minimizar el relato, demuestra lo bien aceptados que resultan estos “muñequitos” cargados de cubanía.