New York, Estados Unidos.- Cuba y Venezuela exigieron hoy en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el cese de la politización del tema para agredir a Estados soberanos y repudiaron una resolución adoptada contra Belarús.

En la jornada final de la quincuagésima sesión ordinaria del órgano, el representante cubano Jairo Rodríguez afirmó que la Isla rechaza la imposición de mandatos y resoluciones contra Estados por motivos políticos y sin el consentimiento del país en cuestión.

Por su parte, el embajador de Venezuela en Naciones Unidas-Ginebra, Héctor Constant, consideró que no existe en el país europeo una situación que requiera la atención del Consejo.

En la sesión de este viernes, el Consejo adoptó sin necesidad de voto varias resoluciones, entre estas la presentada por Argentina, México y Chile sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas.