Moscú, Rusia. El presidente ruso, Vladimir Putin, reiteró que su país no quiere la guerra, por lo que propuso celebrar negociaciones cuyos resultados deben garantizar la igualdad de la seguridad en Europa, incluida la de su nación.

En conferencia de prensa conjunta con el canciller federal alemán, Olaf Scholz, tras conversaciones oficiales de más de tres horas en el Kremlin, el mandatario ruso advirtió que, desafortunadamente, Moscú no recibió una respuesta sustantiva y constructiva a sus propuestas.

El jefe de Estado indicó que Occidente ignoró las principales preocupaciones de su país en sus respuestas a las propuestas sobre garantías de seguridad.

Por su parte, el canciller alemán consideró como una buena señal la información ofrecida este martes sobre la retirada de parte de las tropas rusas a sus bases permanentes tras realizar ejercicios, y manifestó su esperanza de que esa tendencia continúe.