Más de 36 millones de colombianos están convocados a decidir entre dos modelos de país divergentes: uno apegado a los privilegios de la rancia oligarquía y otro anhelante de paz y justicia social.

Representa al primero Iván Duque, candidato del Centro Democrático, partido de la ultraderecha fundado y liderado por el ex presidente Alvaro Uribe, por lo que tiene el respaldo de los partidos tradicionales.

En representación del movimiento Colombia Humana, de los históricamente marginados y desprotegidos y de las fuerzas progresistas del país, está el ex alcalde bogotano Gustavo Petro, con un programa que promueve la paz y la reconciliación nacional.

Nunca la centroizquierda en Colombia ha estado tan cerca del poder, lo que ha sido identificado como una oportunidad única para romper el ciclo de clientelismos, corrupción, violencia y violación de los derechos humanos de las últimas décadas.