Foto: EL CLarín

Brasilia, Brasil. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arengó este domingo a manifestantes que, rompiendo la cuarentena por el nuevo coronavirus, se concentraron frente al Cuartel General del Ejército en Brasilia para pedir una intervención militar y el cierre del Congreso.

No queremos negociar nada, gritó el presidente ultraderechista subido encima de una camioneta a los manifestantes que se agolparon en el lugar con pancartas llamando a la intervención militar ya junto Bolsonaro.

Niños, ancianos y solo algunas personas con máscaras, estaban en la primera línea de la manifestación que reunió a unas 600 personas.

Bolsonaro critica constantemente a los líderes del Congreso, a los gobernadores y alcaldes que defienden las medidas de cuarentena y distanciamiento social para contener la propagación del coronavirus que en Brasil ya cobró más de 2 mil 500 vidas.