El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que no retirará la invitación al jefe de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro, a la ceremonia de toma de mando, el 1 de diciembre.

Desde que López Obrador anunció que entre los asistentes a su investidura se encontraba el presidente Maduro, ha recibido una serie de críticas por parte de sectores de oposición tanto mexicanos como venezolanos.

El próximo presidente de México, en declaraciones que reafirmó este sábado, ratificó que en su administración mantendrá una política de amistad con todos los Gobiernos y pueblos del mundo.

No tenemos razones para involucrarnos en asuntos que no nos corresponden; lo mejor es la neutralidad; respetaremos la autodeterminación, la no intervención, la solución pacífica de  controversias, la cooperación para el desarrollo y queremos amistad con todos, dijo el político mexicano de izquierda.