La Paz, Bolivia. – El procurador general del Estado de Bolivia, Wilfredo Chávez, informó que esa dependencia tiene abiertas una quincena de investigaciones por hechos de corrupción cometidos durante el gobierno de facto, encabezado por la autoproclamada presidenta interina Jeanine Áñez.

Chávez reveló el manejo anómalo de más de 1 millón 500 mil dólares de compras en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, así como pagos irregulares en la empresa estatal de telecomunicaciones.

El titular del ente público explicó que en menos de un año en el poder, el gobierno de facto dejó en abandono al Estado, porque sus funcionarios priorizaron la persecución política y los gastos dispendiosos.

Para el funcionario, el gobierno de facto que se instaló tras el golpe de Estado urdido contra el entonces presidente Evo Morales, tomó a las empresas estratégicas como botín de guerra.