Matanzas, Cuba. – Con una matrícula de más de mil 300 alumnos y la reinserción a la vida social, sobresalen los resultados de Matanzas en la Enseñanza Especial, a pesar de los efectos nocivos del bloqueo.

Norys Garrido Mella, jefa de ese departamento, explicó que se impacta en la calidad del proceso docente-educativo, adquisición de aditamentos y sillas, cristales correctores de alta graduación y máquinas para estudiantes con discapacidad visual.

El bloqueo impide una educación más plena a los alumnos matanceros con retraso metal, retardo en el desarrollo psíquico, ciegos y de baja visión, sordos e hipoacúsicos y con trastornos de la conducta.

Para la Educación Especial Matanzas cuenta con tres Hogares de Niños sin Amparo Filial, igual cifra de círculos infantiles; además de cuatro salones especiales y los Centros de Diagnóstico y Orientación en cada municipio.