La Habana, Cuba.- El bar-restaurante Floridita de La Habana, conocido como La Piña de Plata en sus orígenes, constituye hoy uno de los reclamos más relevantes de los turistas que llegan a Cuba.

El famoso espacio abrió sus puertas por primera vez el 6 de julio de 1817, próximo a 205 años, ha destacado por la calidad del servicio y la visita de viajeros de los 5 continentes.

Cuenta con varias novedades, entre ellas, un concurso nombrado El Rey del Daiquirí que en su versión de 2012 tuvo a muchos cantineros cubanos y a procedentes de las franquicias de este establecimiento en el Reino Unido, España y México.

Ubicado en el número 557 de la Calle Obispo, a las puertas de La Habana Vieja, constituye un sitio sumamente atractivo, en el cual se rinde homenaje al famoso escritor norteamericano Ernest Hemingway.