Las Tunas, Cuba. – Wilber Antonio Díaz Velázquez se manifiesta contento por recibir la condición Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión 2022, y más aún porque coincide con el centenario de la Radio Cubana. El alto reconocimiento premia sus 25 años de trabajo en la emisora provincial Radio Victoria, en Las Tunas, donde se desempeña en las funciones de director, actor, escritor y productor musical.

Wilber se siente encantado de compartir el lauro con personalidades muy importantes del país, como el holguinero César Hidalgo, quien fue su profesor en el Instituto Superior de Arte, y confirma el orgullo mutuo porque proceden de generaciones diferentes. “Tengo muchas satisfacciones; es un cariño total de la radio hacia mí y viceversa, porque vengo del pueblo rural San Joaquín, en Majibacoa, donde mi infancia fue con la cultura del campesino de trabajar, ayudando a mi padre y mi abuelo. “Muchas lagunas informativas y culturales tuve que saldar, ver cine y teatro cubano, conocer actores, directores y obras de arte.

Leí el primer libro con más de 15 años; entonces ¿qué le debo a la radio? todo lo que soy como realizador y como persona. “Me ha llenado de cariño, compañía de grandes personalidades; y el año pasado me nombraron miembro del Tribunal Nacional para evaluaciones artísticas de la Radio Cubana,  que presume otro compromiso, y otras maneras de hacer y ver los avances en lo personal, y que la vida de uno tenga una significación muy particular. Años de aprendizaje “A Radio Victoria llego de forma accidental”, relata el realizador al remontarse a los inicios de la década del 90 del siglo pasado, cuando era artista aficionado de la Casa de la cultura, y procedía del politécnico XI Festival con Ángel Ramis y Luis Till, entre los más representativos en la provincia. “Muchos de los actuales profesionales del teatro, la radio y la televisión en cargos importantes salimos de ese movimiento de aficionados tan útil”, afirma Díaz Velázquez. Desde ahí se incorporó a un curso para conformar el grupo de Dramatizados de la radio, y después de 3 años de aprendizaje comenzó en 2001 su labor como actor contratado.

Luego vinieron las inquietudes como realizador, y durante 5 años le dio concepto a todo lo que sabía hasta su egreso del Instituto Superior de Arte en la especialidad de Cine, Radio y Televisión. A esa etapa la define Wilber Antonio como “una cantera importantísima para compartir; recuerdo los festivales de Cine pobre, de Gibara, cuando Humberto Solás nos buscaba a la escuela, ¡y qué manera de aprender! era algo realmente maravilloso. Tan solo creador “Siempre he sido parte de todos los proyectos dramatizados, como director o actor, pero escribo y dirijo para todo tipo de programas. Yo me identifico como creador, sin una frontera definida en todo lo válido para el arte. “Lo que hago es para fomentar el camino a la prosperidad en estos tiempos tan difíciles, que la redacción dramatizada crezca cuando tiene ya más de un cuarto de siglo, y el actual estudio que es el último grito de pasión, al echarlo a andar después de años de anhelo.

Yo encantadísimo de haber podido contribuir a que esos sueños se logren. “Nunca me he negado a que la juventud avance, ni he sido obstáculo para ningún actor, todo lo contrario, le doy la oportunidad a quien la merezca, pero no soy partidario del que no se sacrifica, y cuando se acercan actores o actrices les digo: sin ambiciones no tienes nada que hacer aquí. “Ahora preparamos actores jóvenes, 2 varones e igual cantidad de muchachas, y hablo con ellos del sacrificio y respeto que merece la radio, pues para quienes hacemos radio de corazón y la amamos eso es lo mínimo que podemos exigir. “Aquí se viene a hacer una entrega radial teniendo en cuenta la audiencia de los programas y el prestigio ganado por años. Uno de elllos es Caso Cerrado, con un trabajo en tiempo real que es de las conquistas nuestras; un estudio de audiencia el año pasado, en medio de la pandemia, arrojó manifestaciones de cariño de los oyentes.