La Habana, Cuba. – La Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís en La Habana vibró en la tarde del 24 de marzo con el género más internacional de la música portuguesa el fado, declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En un escenario ambientado como una taberna portuguesa, el director artístico Helson Hernández presentó una nueva versión del proyecto “Fados en la Isla”, en el que participaron reconocidos intérpretes cubanos que lograron apropiarse del género lusitano, entre ellos estuvieron: Lindiana Murphy, Lynn Milanés, María de Jesús y Osdalgia Lesmes, entre otros.

Como detalle original, una de las piezas estuvo acompañada de bailarinas del grupo danzario Retazos, dirigido por Isabel Bustos.

Entre el público que colmó la sala destacó la presencia del embajador de la república portuguesa en Cuba, José Pedro Machado Vieira y la representante del Instituto de Cooperación y de la Lengua Portuguesa, Camões, Isabel Gaspar.