La Habana, Cuba. – El teatro Tomás Terry, ubicado en el corazón de Cienfuegos y considerado como un templo de las artes en Cuba, arriba a los 132 años de su fundación.

Erigido con el capital que dejara en legado el aristócrata local que le da nombre, entra en la tipología de los llamados teatros a la italiana, construidos en forma de herradura, característicos del siglo XIX en Cuba.

Tras destacar que se trata del edificio más lujoso y mejor construido de la ciudad, Miguel Cañellas, director de la institución, subraya que siempre fue el espacio de todos, aunque con la lógica división clasista de la sociedad que lo vio surgir.

Desde su fundación en 1890 con una velada conjugadora de lo profesional exquisito y lo aficionado talentoso, el Terry ha sido un teatro al servicio público, con un carácter polivalente, acogedor por siempre de lo mejor de cada género del arte.