La Habana, Cuba. – Las condiciones epidemiológicas impiden que se realice el carnaval habanero, y para no pasar por alto esta celebración, la compañía Danza teatro Villa San Cristóbal realiza una serie de acciones en la Casa de Cultura de Diez de Octubre.

Rafael Pérez Gil, director de la agrupación, destacó que la realización de un mural por el proyecto cultural Arte 92, obedece al regreso de los plásticos al carnaval, y rinde homenaje a los pintores Wifredo Lam y Manuel Mendive.

En ceremonia, Gil enfatizó la Quema del Diablo como rescate de lo tradicional, a la vez que resaltó la condición de la agrupación de Memoria Viva 2020, en la categoría de Vitalidad en Proyección Escénica, otorgada por el Instituto Cubano Juan Marinello.

El director artístico refirió que es un día de homenajes, un espacio para realzar el patrimonio inmaterial en sesión que llamaron Rumbas que son Boleros, acotó.