La Habana, Cuba. – El español Joaquín De Luz y la rusa María Kochetkova están de vuelta en La Habana para bailar el sábado -juntos por primera vez- el célebre ballet Giselle, que por su despliegue técnico y dramático sigue siendo imprescindible en el repertorio de las grandes compañías.

Ambos manifestaron su complacencia por este reencuentro con el público cubano durante el Festival Internacional de Ballet de La Habana, y explicaron que respetarán las esencias de la versión cubana de Giselle, aunque lógicamente adaptarán sus propias formas de bailar.

María Kochetkova, del San Francisco Ballet, expresó que Cuba es un lugar especial para bailar, y Joaquín de Luz recordó su gran vínculo sentimental con la isla, donde se siente como un hijo.

Tras una exitosa carrera en Estados Unidos, el artista madrileño regresó a España para dirigir la Compañía Nacional de Danza, que se presentará también en el festival.