Ciego de Ávila, Cuba. – Sonia María Peña Inciso es una de las madres de Ciego de Ávila que muestra agradecimiento y seguridad tras ver vacunada a su pequeña Angélica María con la primera dosis de Soberana 02.

En el centro escolar Pablo Elvio Pérez Cabrera, convertido en vacunatorio, la encontramos feliz porque dice que su niña, de 5 años, se podrá incorporar al preescolar en la escuela José de la Luz y Caballero, de la capital provincial.

Su pequeña Angélica María Carrera nos sorprendió con una expresión llena de elocuencia al afirmar que no lloró ante la inyección con Soberana 02 y refiere que su abuelo le manifestó que no renunciará al sueño de vacunarse.

En Ciego de Ávila suman más de 70 mil personas en edades pediátricas que ya tienen en sus hombros dosis de vacunas ante el esfuerzo extraordinario del Estado cubano por salvar vidas frente a la Covid-19.