La Habana, Cuba. – Las acciones del Directorio Revolucionario el 13 de marzo de 1957 no alcanzaron los objetivos trazados: descabezar al régimen tiránico de Fulgencio Batista, pertrecharse de armas, sublevar y tomar la capital con el esfuerzo de aquellos que decidieran sumarse al empeño.

No obstante el fracaso militar, los hechos de ese día lanzaron una clarinada, había cubanos no ya en la Sierra Maestra, sino en La Habana, muy cerca de la madriguera, dispuestos a impedir que la bestia continuara ensangrentando a Cuba.

El 13 de marzo se unieron dos generaciones, la del 30 y la del centenario del apóstol.

Los cincuenta hombres que atacaron el palacio presidencial no toparon con el tirano, pero el aldabonazo estaba planteado.

Veintiún meses después le llegaría la hora, y aunque nuevamente escapó, ya Cuba plantaba cara a su destino de dignidad y justicia.

Camino hacia la redención

La otra acción asociada a los hechos del 13 de marzo fue la toma de la Emisora Radio Reloj, de esa operación se encargó José Antonio Echeverría; el objetivo: informar y convocar al combate.

A las 03:21 minutos de la tarde estaba José Antonio frente a los micrófonos, y se escuchó su voz enérgica. Cuando le informaron que la planta la habían sacado del aire, decide la retirada en dirección a la Universidad. José Antonio estaba en CMQ a pocas cuadras de la casa de altos estudios.

A un costado de la Universidad topa con un patrullero de la dictadura, intercambian disparos y una ráfaga lo fulmina, la sangre corre por la acera en pendiente mostrando el camino de la libertad.

Cada vez que la rebeldía estudiantil se desbordaba, lo hacía bajando la colina. Al caer en combate, la sangre de José Antonio trazó ese trayecto: bajan la colina en busca de la redención.