Matanzas, Cuba. – El General de Ejército Raúl Castro Ruz y Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, rindieron la última guardia de honor a los caídos en el cumplimiento del deber en el incendio de la Base de Supertanqueros en Matanzas.

A la ceremonia, en el Museo Cuartel de Bomberos, asistieron también el vicepresidente Salvador Valdés Mesa; el secretario de Organización del Partido, Roberto Morales Ojeda; el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz; el presidente del Parlamento, Esteban Lazo Hernández y el general de cuerpo de Ejército, Álvaro López Miera, ministro de las FAR, y otros.

Ante las urnas cinerarias de los caídos en el incendio en la Base de Supertanqueros en Matanzas se encontraban las ofrendas florales de Raúl, Díaz-Canel, el Consejo de Estado y del pueblo.

Expresan matanceros respeto y solidaridad

Más de 15 mil matanceros demostraron su dolor y respeto ante los compatriotas caídos en el cumplimiento del deber durante el siniestro en la zona industrial, desde horas tempranas hasta pasadas las 6 de la tarde.

El Sol abrasador y la lluvia marcaron el calor humano de la jornada en que la familia yumurina, en representación de Cuba, acudió a rendir tributo a los 14 desaparecidos en el incendio.

Tras la guardia de honor partió el cortejo fúnebre por calles acompañado de un mar de pueblo en sus aceras hasta el Panteón de los Caídos por la Defensa para una inhumación en ceremonia familiar privada.

Las expresiones de dolor, lágrimas y flores en el paso de los armones demuestran que Matanzas es Cuba para despedir a esos hijos valientes hasta el altar sagrado de la Patria.

Fotos tomadas de Twitter