Santiago de Cuba. – Cuando apenas faltan pocos días días para la celebración de los setenta años del asalto al Cuartel Moncada, fecha cenital en nuestra historia, Santiago de Cuba imprime mayores bríos a los preparativos con tal fin.

Por doquier en esa provincia pueden apreciarse los esfuerzos de los constructores que mejoran viales, sometidos a la depauperación de años, con los perjuicios visibles en las principales calles y avenidas.

La edificación de viviendas, una asignatura siempre pendiente y con mayores apremios desde el huracán Sandy; la ejecución de la nueva fábrica de cemento y los trabajos en la termoeléctrica Antonio Maceo (Renté), se integran a las acciones.

Durante una reciente visita a ese territorio, Miguel Díaz-Canel, afirmó que los santiagueros serán anfitriones de esta recordación central, no solo por el derecho histórico, sino también por su trabajo en estos tiempos difíciles.