Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: “Cierren los ojos y recen”. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia. Eduardo Galeano

La Habana, Cuba. – Hoy hablaré de un libro imprescindible, soy del criterio de que debía estudiarse en todas las escuelas del subcontinente Nuestroamericano, desde la primaria hasta el preuniversitario. Me referiré a Memorias del Fuego del uruguayo Eduardo Galeano, publicado por Casa de las Américas en 1988.

El periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano, nace en Montevideo, Uruguay el 3 de septiembre de 1940 y muere en la misma ciudad el 13 de abril de 2015. Es considerado uno de los escritores más influyentes en América Latina. Sus libros se han traducidos a veinte idiomas. Sus trabajos trascienden géneros ortodoxos y combinan documental, ficción, periodismo, análisis político e historia.

En esta trilogía el escritor se propone narrar la historia de América, y sobre todo la historia de América Latina. El primer volumen, Los nacimientos habla de los tiempos precolombinos y llega hasta el 1700; el segundo, Las caras y las máscaras abarca los siglos XVIII y XIX, y el tercero, El siglo del viento, aborda la historia del siglo XX. Galeano explora temas como la colonización, las luchas por la independencia, las dictaduras militares, la resistencia indígena y la lucha por los derechos humanos.

El autor recrea los datos disponibles, aunque las viñetas históricas fueron elaboradas sobre una base documental muy rigurosa. Esta gran obra trasciende su importante valor documental para entregar una auténtica creación literaria rica en imágenes plenas de belleza y un estilo depurado.

Sobre esta obra Galeano dijo: “Ignoro a que género literario pertenece esta voz de voces. Memoria del Fuego no es una antología. Claro que no; pero no sé si es novela o ensayo o poesía épica o testimonio o crónica o, averiguarlo no me quita el sueño. No creo en las fronteras que, según los aduaneros de la literatura, separan a los géneros.

Yo no quise escribir una obra objetiva. Ni quise ni podría. Nada tiene de neutral este relato de la historia. Incapaz de distancia, tomo partido: lo confieso y no me arrepiento. Sin embargo, cada fragmento de este vasto mosaico se apoya sobre una sólida base documental. Cuanto aquí cuento, ha ocurrido, aunque yo lo cuento a mi modo y mi manera”.

Cuanto falta hace que Galeano hubiese podido escribir un cuarto volumen que reflejara los últimos 15 años del siglo XX y lo que ha transcurrido del siglo XXI. Ojalá otro autor tome el batón y, respetando el estilo, asuma esa empresa.

En resumen, «Memoria del Fuego» es una lectura imprescindible para aquellos que deseen adentrarse en la historia de América Latina de una manera fresca, innovadora y comprometida. La prosa poética de Galeano y su enfoque narrativo único hacen de este libro una experiencia única y reveladora de nuestro devenir.