La Habana, Cuba. – El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sostuvo este miércoles un encuentro con estudiantes de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, que trabajaron en el enfrentamiento a la Covid-19 en hospitales y centros de aislamiento.

Durante el intercambio, el presidente conoció las historias de los jóvenes que estuvieron en la Zona Roja de la lucha contra la pandemia de manera voluntaria y colaborando en las más diversas tareas.

De igual modo, Díaz-Canel recibió información acerca de los avanzados proyectos de ciencia e innovación que desarrollan estudiantes y profesores de esa casa de altos estudios.

En los momentos más críticos de la Covid-19, los universitarios de la Isla dieron el paso al frente ante el llamado de la dirección del país a aprovechar las potencialidades del sector estudiantil en la cruzada contra la epidemia.

Las voces de quienes cambiaron realidades

Durante el intercambio con el presidente cubano, varios estudiantes contaron sobre sus vivencias en el Sistema de Atención a la Familia y se sinceraron con inconformidades y soluciones que podrían aplicarse para que nuestros ancianos sean mejor atendidos.

Los universitarios participaron en las reuniones de los Consejos de Defensa, conocieron cómo se distribuían los productos de alta demanda en las tiendas y estuvieron en hospitales pediátricos.

Ese ejército de jóvenes demostró que las ciencias exactas hacen mucha falta para vivir, y que, como reflexionó Díaz-Canel, el Comercio Electrónico es un camino que debemos aprender a recorrer con mayor habilidad, eficiencia y eficacia.

Ellos hablaron de cómo hay ayudas que tienen gran valor pero no tienen precio, como fue la de Miguel González, estudiante de Ingeniería industrial, quien ayudó a ancianos y conoció los centros de aislamiento.

Palabras de gratitud y confianza

Del espíritu de compromiso, del modo desenfadado pero también comprometido con que han enfrentado un grupo de problemáticas en escenarios complejos, habló el Presidente cubano a los anfitriones de la CUJAE.

El Jefe de Estado destacó la necesidad de molestarnos ante lo que no esté bien, y también de ocuparnos, de ver cómo vamos a participar, a apoyar, para poder transformar, para poder proponer y ver cómo podemos crecer en el camino de las soluciones.

Asimismo, dijo desear un sector productivo que sea innovador; e hizo alusión a la importancia de lograr una buena interconexión entre el sector del conocimiento y ese sistema productivo y de servicios.

El mandatario compartió su certeza de que si se impulsa la interconexión entre Gobierno-Universidad-Empresa, en función del país y buscando ciencia e innovación, transformaremos mucho, y llegaremos más rápido a la prosperidad que se tiene como visión de nación.

Crecer ante las dificultades

El 2020 fue un año duro, meditó Díaz-Canel, pero no tenemos que lamentarnos, porque ese también ha sido el lapso de oportunidades para crecernos, para probar de qué estirpe somos y cuán fuerte es la Revolución.

Cuba tiene tres prototipos de ventiladores pulmonares, cuatro candidatos vacunales, más de 400 investigaciones y una larga lista de logros.

Sobre la sintonía que hay entre la dirección del país y lo que piensan los estudiantes, el Jefe de Estado expresó: A nosotros nos gusta la cultura del detalle, que haya eficiencia, que no haya burocracia, que no haya corrupción, ni chapucería, que todo funcione y que todo tenga calidad; esa es una batalla grande y la tenemos que librar.

De la cultura del diálogo, de cómo sabemos llegar a concensos entre todos, de la tríada innovación-informatización de la sociedad y comunicación, también habló Díaz-Canel ante los muchachos de la CUJAE.