Compartir

La Habana, Cuba,- Tras acariciar durante 22 años la idea de tener en la capital cubana una réplica de la estatua ecuestre de José Martí emplazada en el Parque Central de Nueva York, Eusebio Leal, historiador de la Ciudad de La Habana, vio materializado ese empeño.

Leal confirmó que a las siete de la mañana del próximo 28 de enero será inaugurada la pieza en bronce de la estatua, de 8,5 toneladas, sobre un pedestal de mármol negro.

Ubicada en el Parque 13 de marzo de La Habana, el lugar escogido tiene una alta significación: desde la terraza norte del Palacio de la Revolución habló varias ocasiones el líder de la Revolución, Fidel Castro.

Josefina Vidal Ferreiro, directora general de Estados Unidos de la Cancillería antillana, agregó que la ceremonia contará con la presencia de un nutrido grupo de estadounidenses y cubanos residentes en la nación norteña.

La escultura del Apóstol, realizada por la norteamericana Anna Hyatt Huntington en la década del 50 del pasado siglo, evoca el momento en que una bala enemiga quita la vida al héroe de las luchas de independencia de la Isla.

Eusebio Leal narró que no fueron pocos los escollos a sortear para poder traer la réplica martiana a la mayor de las Antillas, que se concretó con la ayuda desinteresada de quienes apuestan por un nuevo tipo de relación entre Cuba y Estados Unidos.

Insistió que todo lo recaudado para traer la réplica de Martí a La Habana, fue donado por instituciones culturales, personas individuales y por la emigración patriótica, porque los otros se opusieron.

La estatua entró en el Puerto de La Habana, resaltó el historiador, el mismo día en que un grupo de diplomáticos cubanos eran expulsados de Washington por el gobierno norteamericano.