Por: René Tamayo León

La Habana, Cuba. – El del transporte es un sector obrero, con vergüenza, con ética, que son valores que ayudan mucho a aportar más para superar las actuales complejidades; pongan pensamiento y acción para recuperarse y para avanzar.

Fue esta la exhortación del Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a las trabajadoras y trabajadores de este vital sector, transversal a todos los procesos económicos y sociales del país.

En la tarde de este miércoles, una representación de los transportistas del país, desde el Palacio de la Revolución y en videoconferencia con todos los territorios, realizó el balance de trabajo del organismo en 2023 y las proyecciones para 2024, encuentro al que asistió el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, entre otros dirigentes del Partido, el Estado y el Gobierno.

El titular del Ministerio del Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, reseñó la actividad del organismo y el sistema empresarial en 2023, un año difícil, dijo, cuando no se pudieron cumplir los planes de carga y pasajeros, aunque se avanzó en el 90 por ciento de los objetivos que se habían propuesto para el período.

La insatisfacción de la demanda, más que visible, se refleja, por ejemplo, en la baja transportación de pasajeros en todos los medios, tanto por vía automotor —urbana, suburbana, rural, intermunicipal, interprovincial y nacional— como ferroviaria, marítima y aérea.

En el servicio a pasajeros como de carga, pesó mucho la baja disponibilidad de combustibles, una situación que se hizo más aguda en los últimos meses del pasado año y aún se mantiene, incluyendo la paradoja de que a pesar de que se han ido recuperando vehículos, como ómnibus, estos han estado imposibilitados de rodar por la falta de hidrocarburos, especialmente diésel.

A pesar de ello, los transportistas no se detuvieron, y en 2023 buscaron soluciones para paliar los déficit, como el crecimiento en un 40 por ciento del cabotaje o el empleo de contenedores para el tráfico doméstico de mercancías por ferrocarril; el mejor control de los vehículos de carga para impedir que circularan vacíos, y la disminución del pago por sobrestadía de buques.

Se avanzó en la calidad y eficiencia de los servicios, según estudios y opinión de clientes; además de que se puso en marcha el dique flotante del puerto de La Habana, con grandes potencialidades por la reparación de embarcaciones nacionales y extranjeras para la obtención de divisas, entre otros alentadores resultados.

En la transportación de pasajeros se establecieron nuevas rutas de triciclos eléctricos, se restablecieron once servicios ferroviarios; se inició el sistema de bicicletas públicas en zonas de la capital, entre otras soluciones alternativas o innovadoras, aunque muy lejos, por supuesto, de cubrir la demanda.

Para 2024 los objetivos de trabajo del sector tienen como centro las Proyecciones del Gobierno para corregir distorsiones y reimpulsar la economía, tanto las generales que les atañen como las propias del sector; y trabajar en el desarrollo y eficiencia de la logística y transportación de carga, en este año se proponen trasegar 42,5 millones de toneladas de mercancías.

En cuanto a la transportación de pasajeros, es meta incrementar la cobertura del transporte público estatal en todo el territorio nacional. Es propósito, pese al déficit de equipos y combustibles, impulsar iniciativas como la recuperación de las ciclovías para apoyar el incremento de la ciclomovilidad, así como desarrollar un sistema experimental para la gestión de las ambulancias.

Se trabaja, además, en alcanzar una mayor organización en los servicios de las formas no estatales de gestión. Es meta, también, no solo detener el deterioro de las infraestructuras y los medios, sino avanzar en su gradual recuperación, tanto automotor, como ferroviaria, naval y aeroportuaria. El restablecimiento paulatino de los viales también está en el centro de la labor para este año.

Otro objetivo de trabajo para 2024 consiste en optimizar las estructuras del ministerio y del sistema de transporte del país, así como perfeccionar el trabajo con los jóvenes, cuadros y fuerza de trabajo calificada, señaló el titular del ramo, que ratificó el compromiso y voluntad de los trabajadores del sector para salir adelante pese a las serias limitaciones que afronta el país.

Sobre la necesidad de divisas y el financiamiento en ciclo cerrado, se informó que el sector se propone cumplir con el aporte al país así como financiar con sus propios ingresos el desarrollo de los servicios de transporte.

Se conoció que el sector necesita como mínimo, anualmente, cerca de 520 millones de dólares para su funcionamiento; para la importación de bienes y recursos materiales, el pago de energía y otras variables. En 2023 el ramo ingresó más de 530 millones de dólares por servicios y se propone para este año facturar unos 570 millones de dólares.

Si se trabaja con eficiencia, se expuso en el encuentro, el Mitrans es capaz de autofinanciarse y aportar al país en moneda convertible. Al mismo tiempo, debe generar sus propios ingresos en moneda nacional, tanto para el beneficio de sus más de 62 000 mil trabajadores, para la buena salud de sus empresas como, y principalmente, para satisfacer paulatinamente la demanda de la población y la economía.

Sobre los ingresos en moneda nacional, el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, alertó sobre el incremento de los precios a la población, el que no se justifica, por parte de transportistas privados.

Es una distorsión que debe ser corregida y que exige a este ministerio, como rector del transporte de pasajeros, junto a los gobiernos provinciales y municipales, enfatizó Marrero Cruz, acciones efectivas para imponer el control y la disciplina.

En esto tenemos blandenguería, denunció el Primer Ministro, quien reclamó un combate frontal para que se cumpla lo establecido en cada municipio, más ahora, cuando se ha anunciado la aplicación de los incrementos de precios a los combustibles.

No queremos que cesen los transportistas privados, al contrario, quisiéramos que se incorporen más, pero lo que no podemos permitir es que se apliquen precios absurdos —abusivos y especulativos— que nada tienen que ver con la realidad, afirmó. Estos precios no se justifican, algunos están teniendo un nivel de ganancias que no se justifican, reiteró, «y quien está sufriendo las consecuencias es el pueblo».

En otro momento del intercambio, el Primer Ministro enfatizó que ante la indisponibilidad de recursos para hacer más eficiente el trabajo en el sistema de transporte, hay que buscar alternativas; al mismo tiempo, recabó la necesidad de que el Mitrans cumpla con cabalidad sus funciones estatales.

Marrero Cruz orientó trabajar por el ordenamiento del sector no estatal; incrementar las micro, pequeñas y medianas empresas estatales; buscar iniciativas para mejorar el estado de los viales territoriales y locales e incrementar la rehabilitación de la infraestructura vial de interés nacional.

Indicó priorizar la atención a la accidentalidad y perfeccionar el trabajo con los jóvenes, a quienes, dijo, hay que seguir dándole oportunidades de superación y responsabilidades mayores.

El del transporte, enfatizó, es un sector altamente golpeado por el bloqueo y la crisis provocada por la pandemia, un sector que necesita de recursos. Y ustedes, añadió, están echando la pelea, pero deben ir más allá de lo que han estado haciendo.

En las palabras de clausura del balance de la labor del Ministerio del Transporte y el sistema empresarial en 2023 y las proyecciones para 2024, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, indicó trabajar por lograr un punto de inflexión en este sector, conscientes de que el bloqueo no lo van a quitar.

Tomado del Sitio de la Presidencia de Cuba