Camagüey, Cuba.- En la ciudad de Camagüey se trabaja para minimizar los posibles efectos del huracán Matthew a su paso por el Oriente cubano, debido a las afectaciones que puedan ocasionar las lluvias asociadas al fenómeno meteorológico.

Entre las acciones de mayor prioridad en el territorio destaca la evacuación de las personas que residen en zonas vulnerables, las que son trasladadas hacia centros educacionales, hogares de familiares y vecinos.

Durante el fin de semana en la ciudad se trabajó en la poda y tala de árboles que ofrecen peligro a viviendas, centros laborales y al tendido eléctrico y telefónico; junto a la necesaria recogida de desechos sólidos.

El acopio de viandas y hortalizas para garantizar la alimentación del pueblo debe incrementarse, pues aún varias placitas de la ciudad están vacías y cerradas, sin que se oferten productos necesarios antes que comiencen las lluvias.

Camagüey cuida a sus hijos

Más de 300 centros de evacuación están activados en Camagüey, para proteger a la población y brindar especial atención a personas cuyas viviendas pudieran sufrir afectaciones por los embates del huracán Matthew.

La Vocacional Máximo Gómez, en la ciudad agramontina, está en condiciones para garantizar la estancia de posibles evacuados y servir de refugio a numerosas familias, precisó Arturo Alfonso, director de la institución docente.

El centro cuenta con una capacidad para 600 evacuados, el aseguramiento alimenticio necesario y un grupo electrógeno para la generación de electricidad.

Cuentan, además con una posta médica, personal de salud calificado y medicamentos para brindar una atención especializada ante cualquier eventualidad, agregó el director de la vocacional agramontina.