Compartir

Cuba y Rusia rechazaron la hostil política de Estados Unidos. Fotos/ @CubaMinrex

Moscú, Rudia. – Los cancilleres de Rusia y Cuba rechazaron la imposición por Estados Unidos de la vieja y agresiva Doctrina Monroe, y los intentos de injerencia foránea en Venezuela, así como llamaron a un diálogo en esa nación suramericana.

Cuba tiene una relación especial e intensa con Venezuela, en la que prestan servicio 20 mil colaboradores, sobre todo, en la esfera de la salud, aclaró el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, tras reunirse con su similar ruso, Serguei Lavrov.

La proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada en 2014, recoge los principios del derecho internacional, recordó el ministro cubano.

Pero también aporta postulados de cómo debemos ser tratados en lo que nuestro apóstol José Martí llamó nuestra América, es decir, la América Latina y el Caribe, afirmó el diplomático en una conferencia de prensa conjunta con Lavrov.

La solidaridad contra la dominación extranjera

El ministro cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, expresó la solidaridad de Cuba con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, legítimamente electo, con su gobierno constitucional, y con la unidad cívico-militar de su pueblo.

Alentaremos todo proceso de diálogo que tome en cuenta los intereses del pueblo, con participación del gobierno bolivariano, para alcanzar soluciones y acuerdos absolutamente soberanos entre los venezolanos, consideró el diplomático.

Por otra parte, el canciller ruso Serguei Lavrov, al comentar el proceso de negociaciones en Oslo entre el gobierno y la oposición del país suramericano, recordó que Maduro siempre aceptó el diálogo, mientras el diputado opositor Juan Guaidó lo rechazó.

Para Lavrov, las exigencias de renuncia y elecciones del Departamento norteamericano de Estado, son otra manifestación de una falta de respeto para América Latina, protagonizada por Washington.