Juan Carlos Castillo, Tercer Oficial de Cubierta de la Marina Mercante, quien navega por aguas del Atlántico

A la histórica Plaza habanera o a instituciones de cada municipio cubano ha acudido el pueblo, en solemne peregrinaje, para decir hasta siempre a su máximo líder, Fidel Castro, mensaje que también ha desandado los mares para latir con Cuba.

Quisiera estar allá y poder rendirle tributo a un hombre que hizo tanto por los humildes de Cuba y del mundo, expresó a Radio Reloj, a través de las redes sociales, Juan Carlos Castillo, Tercer Oficial de Cubierta de la Marina Mercante, quien navega por aguas del Atlántico.

A pesar de la lejanía, afirmó, me hago participe del pesar de todo mi pueblo, y aunque NO puedo firmar allá el concepto de Revolución, lo hago desde aquí con mi trabajo. Humanidad, eso fue nuestro Fidel, pura humanidad, resaltó Juan Carlos Castillo, Tercer Oficial de Cubierta de la Marina Mercante, porque hizo lo que nadie jamás consumó por los pobres, y esa es la obra que debemos continuar.

Fieles a la patria

Maritza Muguercia, asesora antillana que presta servicios en Angola.

Ha muerto un gran hombre, símbolo de las luchas por la justicia, por la igualdad, la educación, la salud; un hombre que siempre estuvo al lado de su pueblo y que vivirá eternamente en quienes hicimos nuestras sus ideas, dijo a Radio Reloj Maritza Muguercia.

En diálogo a través de las redes sociales, la asesora cubana para el proceso de reestructuración de las Bibliotecas Universitarias de la VI Región Académica en el Sur de Angola, expresó su dolor por la partida física del Comandante Fidel Castro.

Señaló que los colaboradores, consternados pero firmes, juraron lealtad a la Revolución y se mantienen en sus puestos de trabajo, donde reciben continuas muestras de solidaridad de los hermanos angoleños por tan sensible pérdida.

Estamos lejos de la Patria, pero nuestros corazones están con Fidel y el pueblo cubano, aseveró Maritza Muguercia, asesora antillana que presta servicios en Angola.

Memorias de un triste amanecer

Amargo sobresalto cuando supe la noticia a las seis de la mañana hora de Brasil. Serían las tres de la madrugada en Cuba. Estaba muy desconcertada, y lo primero que hice fue buscar por internet la señal de Cubavisión Internacional y Telesur, cuenta Yudisel de la Tejera.

La joven cubana, especialista en primer grado de Medicina General Integral y que presta servicios en Brasil, confesó a Radio Reloj, a través de las redes sociales, que fue muy duro estar lejos de la Patria y escuchar la noticia del fallecimiento del líder de la Revolución. Lo confirmé con la alocución de Raúl, con su voz fuerte pero quebrantada a la vez. Lloré muchísimo… fue largo el amanecer.

Fidel será siempre la estrella que guiará a su pueblo, y yo soy parte de ese pueblo, listo para luchar por mantener su legado, asevera, como médico internacionalista pondré bien en alto el nombre de Cuba y de nuestro máximo líder, expresó Yudisel.

Yudisel de la Tejera, joven cubana, especialista en primer grado de Medicina General Integral que presta servicios en Brasil.

En mi memoria permanecerá su imagen: enérgica, elocuente, tenaz, afable…como en aquella tribuna antiimperialista en la ciudad de Santiago de Cuba, donde lo contemplé a unos pocos metros, siendo apenas una joven preuniversitaria.

Renacer de un pensamiento

Maikel Velázquez, médico de familia que cumple misión en Paraná, Brasil.

Una parte bien hermosa de nuestros corazones ha dejado de existir pero otra renace a cada minuto basada en los ideales de Fidel, nuestro guía y estrella, dijo a Radio Reloj el joven holguinero Maikel Velázquez, médico de familia que cumple misión en Paraná, Brasil.

En diálogo a través de Facebook, resaltó que Fidel era luz ante las sombras de la desigualdad, la pobreza y las enfermedades, por eso su partida física deja desconsuelo en un mundo que todavía tiene esperanzas.

No puede brotar nada menos de un corazón grato que rosas blancas para aquel que dejó a un lado su vida de comodidades para hacer realidad los sueños de miles de cubanos y ciudadanos del mundo, expresó Maikel.

Agregó que, llenos de tristeza, los colaboradores cubanos que prestan servicios de salud en Brasil le dicen hasta siempre, pues saben que sus ideas viven en los corazones de su pueblo.